¿Es buena idea pedir un crédito hipotecario en pareja?

El crédito hipotecario mancomunado (mejor conocido como crédito conyugal) es un producto financiero que puede contratarse con el cónyuge o la pareja (aunque vivan en unión libre) para adquirir una casa. A primera vista las características del crédito mancomunado lo hacen ver como una alternativa financiera muy atractiva. No obstante, es necesario hacer una revisión detallada para determinar si este crédito se ajusta a las necesidades y capacidad económica de la pareja.

¿Aún no decides si los créditos conyugales son la mejor opción para ti? Conoce las principales ventajas y desventajas de este tipo de financiamiento:

Ventajas

  • Presupuesto más alto Al sumar los ingresos de dos personas se incrementa el presupuesto, por lo que la pareja puede acceder a una mejor casa. Esto no es solo beneficioso para la comodidad de la pareja. Adquirir un inmueble de mejores condiciones asegura una mayor plusvalía.

  • Mayor protección El trámite de estos créditos suele incluir un seguro de vida que protege a la pareja. Si ocurriera un accidente y uno de los dos falleciera, esta póliza cubriría automáticamente la deuda. A diferencia de los financiamientos individuales en los que solo el acreditado está asegurado, un crédito conyugal ofrece mayor protección.

  • Mejores condiciones En general, los créditos conyugales representan un menor riesgo para los bancos, por lo cual suelen ofrecer mejor condiciones. Dependiendo del monto acumulado y del historial crediticio de la pareja, puede obtenerse una mejor tasa de interés, una mensualidad más baja o plazos más cómodos.

Desventajas

  • Problemas legales Tener una responsabilidad compartida puede representar un gran problema cuando la pareja decide separarse. Si no se llega a un acuerdo, la propiedad puede pasar a litigio, lo que significa tiempo y dinero.

  • Mal historial crediticio Tal vez entre los dos pueden reunir un mayor enganche, pero si uno de ustedes tiene un mal historial crediticio, corren el riesgo de que su solicitud sea rechazada. Antes de iniciar el trámite, consulten sus estados financieros en el buró de crédito.

  • Mayor compromiso Los créditos a plazos son compromisos que duran años. Cuando se pide un financiamiento mancomunado la obligación es más alta porque se calcula tomando en cuenta los ingresos de ambas personas. Si una de ellas se quedara sin empleo o simplemente decidiera dejar de dar su aportación, la responsabilidad recaería en la otra persona. Esto es muy importante, ya que no es lo mismo responder por una deuda individual que por una compartida.

Platica con tu pareja y analicen juntos los pros y contras de los créditos conyugales. Si ambos tienen un trabajo fijo, sus finanzas están estables y se encuentran en una relación comprometida, este financiamiento puede ser una gran opción para ustedes.

¿Te gustaría conocer más sobre estos temas? Dale Me gusta a la Fanpage de Volana para mantenerte enterado de las novedades en torno a las finanzas personales.

10/25/2018