Razones por las que nunca puedes ahorrar

Siempre te propones ahorrar, ¿pero nunca lo logras? Seguramente, estás dejando escapar tu dinero con alguna de estas acciones:

1. Eres demasiado optimista.

Está bien pensar en positivo, pero cuando se trata de finanzas hay que ser realista. Deja de creer que puedes sobrevivir con $100 hasta la quincena o que te alcanza con $250 para comprar el mandado de todo el mes.

2. No sabes cuánto gastas cada mes.

Así como te llega la quincena se va. Y tú ni sabes en qué se te fue. Lo que debes hacer para evitar que esto se repita cada 15 días es anotar cada una de las cosas que compras. Solo teniendo claro en qué se te va el dinero podrás controlar mejor tus gastos.

3. Nunca revisas tus recibos de nómina.

Muchos Godínez reciben un sueldo fijo cada quincena, pero hay otros que pueden percibir un poco más o menos dependiendo del mes. Saber cuánto ganas es tan importante como conocer tus gastos. Checa tus recibos sin falta.

4. Te gusta vivir el momento.

Disfrutas el presente sin pensar mucho en las consecuencias en el futuro. Asistir a un concierto, salir de viaje, comprar ropa, comer en restaurantes… Todos estos pequeños placeres están descontrolando tus finanzas y te impiden ahorrar.

5. No tienes claras tus prioridades.

Para ti da lo mismo pagar la renta que la mensualidad del gimnasio. Aunque a primera vista puedan parecer igual de importantes, hay gastos que son completamente prescindibles y que están afectando el equilibrio de tus finanzas personales.

6. Siempre olvidas las fechas de pago.

Te pierdes entre tanta factura y nunca sabes cuándo debes hacer los pagos, por lo que siempre terminas abonando recargos. Algo tan sencillo como programar los pagos puede ayudarte a ahorrar una buena suma de dinero a lo largo del año.

7. Estás convencido de que no ganas lo suficiente.

Constantemente te estás repitiendo que ganas tan poco que no te alcanza ni para lo más básico, mucho menos para ahorrar. El problema de esto es que muchas veces ahorramos lo que nos queda después de gastar, cuando tendría que ser al revés.

8. Tus deudas están fuera de control.

Hace unos meses solicitaste unos préstamos sin buró porque necesitabas dinero rápido para pagar la tarjeta de crédito y otras deudas. Y ahora debes más dinero a más personas. Tratar de solucionar una deuda pidiendo un préstamo es una mala idea. Mejor organiza tus gastos y limítate a comprar lo que esté dentro de tu presupuesto.

Identifica cuáles son las razones por las cuales no puedes ahorrar y empieza a trabajar para solucionarlas. Si en el transcurso surge un imprevisto, no te preocupes. A todos nos pasa. Lo ideal es que en estas situaciones recurras a instituciones seguras, ya que las casas de empeño o los préstamos sin buró pueden afectar tus finanzas. Investiga antes de elegir, ya que no todos los préstamos de dinero rápido son confiables.

Visita www.volana.com.mx para conocer más acerca de nuestros préstamos online.

09/25/2018